Senadores presentarán nueva propuesta bipartidista sobre inmigración

0

Voa Noticias

Los senadores por Arizona, John McCain y por Delaware, Christopher Coons, planean presentar formalmente este lunes un nuevo proyecto sobre inmigración que protegería a los “dreamers” de la deportación, que contempla una mayor seguridad en la frontera, pero que no dice nada sobre la migración en base a los lazos familiares ni la lotería de visas.

La nueva propuesta, de la que informó primero The Washington Post, intenta superar el estancamiento en que ha quedado la discusión sobre la forma de proteger a unos 700.000 jóvenes inmigrantes de la deportación y que antes estuvieron protegidos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

La medida sería presentada cuando solo faltan cuatro días para que se termine el financiamiento a corto plazo con el que ha funcionado el gobierno federal desde que fue aprobado el mes pasado, luego de tres días de cierre gubernamental.

No está claro si los demócratas seguirán insistiendo en la aprobación de una medida para proteger a los “dreamers” a cambio de dar su apoyo para el presupuesto nacional.

La propuesta de McCain-Coons no contempla “los cuatro pilares” que ha exigido el presidente Donald Trump para firmar una eventual propuesta y convertirla en ley.

El presidente ha propuesto concederle un mecanismo a lo largo de 10 a 12 años a hasta 1,8 millones de personas que están protegidas por el DACA, o que cumplen los requisitos para ser admitidos en él, para que se naturalicen estadounidenses. A cambio, quiere $25.000 millones de dólares para construir un muro en la frontera de Estados Unidos con México y $5.000 millones para medidas adicionales de seguridad fronteriza.

Los demócratas se oponen totalmente a los recortes a la inmigración legal y pueden bloquear fácilmente la propuesta en el Senado. Dicen que le daría a Trump todo lo que ha pedido para la seguridad fronteriza, y que dejaría a los demócratas sin puntos fuertes para intercambiar por futuros esfuerzos para ayudar a millones de otros inmigrantes que viven en Estados Unidos de forma ilegal pero que no están protegidos por el DACA.

Los republicanos conservadores desprecian la idea de permitir que los beneficiarios del DACA puedan naturalizarse estadounidenses, mientras que a los moderados del Partido Republicano no les gustan las restricciones a los inmigrantes legales.

El plan de Trump prácticamente no tendría oportunidad de obtener los 218 votos que necesita en la Cámara de Representantes.

Desea también nuevas restricciones que el Instituto Cato, un centro de investigación de tendencia conservadora, estima podrían reducir la inmigración ilegal hasta en medio millón de personas por año. Los inmigrantes legales podrían patrocinar solo la llegada de sus esposas e hijos menores, y ya no de sus sobrinos, padres u otros familiares. La lotería de visas para las personas de varios países llegaría a su fin, y sus visas serían redistribuidas a otros programas para reducir poco a poco sus casos pendientes.

Según el Post, el plan McCain-Coons daría “estatus legal permanente” a los dreamers, aunque no habla necesariamente de un camino a la ciudadanía; daría fondos para comenzar a reforzar la seguridad fronteriza, pero no dice nada de los $30.000 millones de dólares que está pidiendo Trump para la construcción del muro; no dice nada sobre la lotería de visas ni la “inmigración en cadena”, pero si legalizaría a los 1.8 millones de jóvenes de los que ha hablado Trump —los actuales protegidos por el DACA y los que nunca presentaron solicitud pero que cumplen con los requisitos.

La propuesta McCain-Coons es casi idéntica a la presentada en la Cámara de Representantes por los congresistas Will Hurd, de Texas, y Pete Aguilar, de California, conocida como el USA Act, y que ya cuenta en esa cámara con 54 co-auspiciadores.

McCain aseguró en uncomunicado que el proyecto de ley atendería “las necesidades más urgentes” para la legalización de los dreamers, propiciaría cambios en la seguridad fronteriza y, sobre todo, permitiría al Congreso avanzar hacia otros temas importantes que están pendientes.

“Es hora de terminar con este impase para pasar rápidamente a completar el acuerdo sobre un presupuesto a largo plazo que de a nuestros uniformados y uniformadas el apoyo que merecen”, dijo McCain.

Coons agregó que si bien el proyecto “no resuelve todos los temas inmigratorios, sí atiende dos de los problemas prioritarios que enfrentamos: proteger a los beneficiarios del DACA y fortalecer la seguridad en la frontera”.