Se agudiza feroz pugna que sacude altas instancias de poder de EEUU

0

Ramón Arturo Guerrero

La pugna de poder iniciada inmediatamente después de juramentado el Presidente Donald Trump el pasado 20 de enero se ha agudizado en las últimas dos semanas costándole, de paso, su cargo al más importante funcionario de seguridad de los Estados Unidos, el asesor de seguridad nacional, general Michael Flynn. Esta situación, inédita para un comienzo de gobierno en aquel país, mantiene en vilo a la sociedad estadounidense mientras proyecta fuertes repercusiones e incertidumbre en Canadá, Europa, partes de Asia y Latinoamérica.

Chocan dos puntos de vista

Los árboles no dejan ver el bosque. Se dice cuando alguien no puede ver un asunto o una situación en su conjunto porque está prestando atención a los detalles. (Centro Virtual Cervantes).

Siguiendo el sabio dicho popular citado, y ante la maraña de interpretaciones que pululan en los medios de comunicación y en las conversaciones a lo largo y ancho del mundo sobre el tema de lo que sucede hoy día en los Estados Unidos, surge la necesidad de simplificar para entender.

Lo que vemos es el choque de dos puntos de vista antagónicos en cuanto a la táctica, no la estrategia. La finalidad de ambos es la misma. ¿Cuál de los grupos en pugna no enarbola como su objetivo la grandeza de los Estados Unidos?

Estos dos bloques de opinión y de acción son:

  • Por un lado, quienes pretenden contrarrestar la decadencia de EEUU, tanto interna como en su influencia internacional, por los medios desencadenados a partir del 11 de septiembre de 2001 y cuya expresión podría sintetizarse en: promover el caos y la guerra permanente para debilitar al enemigo o evitar que surja un enemigo. Rusia y China son los principales objetivos de esta táctica. En un principio los sostenedores de esta opción niegan la decadencia imperial de EEUU, y son ellos quienes han detentado el poder los últimos 25 años, más o menos.
  • Por el otro quienes, a partir de reconocer el declive de la gran potencia, pretenden contrarrestarlo mediante el fortalecimiento interno del país, de su economía, su capacidad militar y su influencia política mundial. Ven a China y Rusia como los grandes antagonistas pero no plantean un enfrentamiento directo con estas potencias en el corto plazo concediéndoles, en cambio su espacio a cada una. Proclaman que la política del caos y la guerra permanente son un fracaso y su resultado ha sido la bancarrota económica, política y militar de EEUU.

 

Los contendientes

Aunque al interior de los órganos de decisión de EEUU siempre ha existido oposición a aplicar la teoría del caos, esta fue minoritaria. Tras los fracasos en Medio Oriente, América Latina, Europa Oriental y toda Asia y el potente resurgimiento de los BRICS[i] fue tomando cuerpo en una parte de las elites económicas estadounidense la idea de ensayar nuevas vías para detener el inocultable declive de la nación. Además, dentro del país estaban surgiendo movimientos cuestionadores de escala nacional particularmente entre la juventud, entre ellos los que postulaban lo intolerable que resulta que una minoría minúscula de 1% de la población detente el 99% de la riqueza.

En Europa el movimiento “Indignados” estremeció varios países.  El Movimiento 15M, también llamado Movimiento de los Indignados, fue un movimiento ciudadano formado a raíz de la manifestación del 15 de mayo de 2011, convocada por diversos colectivos, donde después de que 40 personas decidieran acampar en la Puerta del Sol esa noche de forma espontánea, se produjeron una serie de protestas pacíficas en España, con la intención de promover una democracia más participativa alejada del bipartidismo PSOE-PP (binomio denominado PPSOE) y del dominio de bancos y corporaciones, así como una “auténtica división de poderes” y otras medidas con la intención de mejorar el sistema democrático.[ii]

Este movimiento no tardó en extenderse y en EEUU repercutió en el llamado “Occupy Wall Street”. El 11 de octubre de 2011 la agencia británica Reuters difundía el siguiente despacho desde Londres:La plaza Tahrir de El Cairo, la Verde de Trípoli, la Puerta del Sol en Madrid, la plaza Syntagma de Atenas y ahora el parque Zuccotti de Nueva York. El malestar popular contra las élites del poder se está extendiendo por el mundo.

Preocupación en las altas esferas de poder, de Nueva York a Los Ángeles, de Texas a Washington, Miami y Boston. El movimiento perdió fuerza pero la realidad social y económica seguía siendo la misma.

Para no hacer el cuento largo, una nueva elite política asume el poder en Washington, aunque todavía es minoría. Lo que sucede es que las estructuras mismas no soportaban una continuación de la política Obama-Clinton que por ocho años desangró y quebró al país más avanzado del mundo.

La pugna no terminó con las elecciones ni con la inauguración del Presidente Donald Trump. Ahora sigue al interior de los órganos de decisión, donde las autoridades anteriores cuentan con cientos de funcionarios todavía leales. Por ejemplo, hoy domingo la prensa publica un cable de Efe que dice “La Casa Blanca despidió “de manera abrupta” a un alto asesor del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) después de conocer que había criticado al presidente, Donald Trump, y a su equipo en un evento, según informó ayer “Político”.

Los dos bloques contendientes son:

  • Los partidarios de la anterior política de caos y guerra permanente. Se distinguen por su constante inclinación en culpar a Rusia y China por todo lo que ocurre, denigran a Trump y su entorno, incluso a su familia. Propugnan por continuar la guerra en Siria, se oponen a cualquier acercamiento a Rusia o China.
  • Los partidarios de una nueva política interna y externa que (encabezados por Trump), necesariamente, incluye terminar las guerras de agresión y concentrarse en la recuperación económica; esto implica aspectos espinosos como lo tocante al trato a los inmigrantes y el respeto a los derechos individuales. Acuerdos con Rusia en torno a Ucrania y Siria son indispensables.

 

Trump víctima de extrema demonización

Los enemigos del Presidente Trump, aparentemente, tienen como objetivo inmediato que este se afiance en su puesto y forme un equipo de trabajo estable.

Mientras tanto, Trump también es perseguido por las propias contradicciones internas de su proyecto.Al concentrarse contra México, por ejemplo, ha cosechado una oleada de oposición cuya magnitud no previó y tuvo que bajar la guardia.

Luego esta su inexperiencia política y falta de carisma, que le impiden navegar la complicada maraña de Washington, él, que luce no ser una persona que se deje aconsejar.  Está acostumbrado, como todo CEO de una gran corporación, a sembrar solo para cosechar solo, y esto será válido en el mundo corporativo, no en la política, donde se trabaja con instituciones, en el marco de leyes infranqueables y donde hay que rendir cuentas. En las corporaciones solo hay que rendir cuentas a los accionistas, los cuales, si hay ganancias te mantienen en tu puesto de por vida, si hay pérdidas te despiden el mismo día que se conoce el reporte financiero.

El caso es que Trump está sometido a un asedio mediático incesante. Se habla de todo malo acerca de él. Hasta estos extremos, por ejemplo:

Exageraciones. El País, bajo el título “La mentira del general Flynn hace temblar a la Casa Blanca” dice Fue fulminado por Obama, cayó en desgracia con Trump y ahora el futuro de la Casa Blanca depende de él. El teniente general retirado Michael Flynn, un hombre curtido en los horrores de la guerra, jefe de inteligencia de unidades de élite como los SEAL y Delta Force, se ha vuelto el eslabón más débil del escándalo de espionaje que acosa al presidente. Su llamada el 29 de diciembre al embajador ruso SergeyKislyak le ha situado en el centro de una investigación del FBI cuyas consecuencias pueden ser demoledoras. Sus titubeos y ocultamientos, considerados por muchos como mentiras, han entrado a formar parte de un polvorín que, si el Departamento de Justicia quiere detonar, abrirán las puertas a una acción penal. Un proceso que sometería a juicio la larga sombra del Kremlin en Washington. La peor pesadilla para Trump. El golpe es de enorme gravedad. Si el Departamento de Justicia entiende que Flynn mintió al FBI, se le podría abrir una causa penal. “Flynn es el aperitivo. Trump el plato fuerte”, ha escrito el analista Eli Lake. En Washington, el juego continúa. El País, 17 de enero de 2017

Mala fe evidente. Un grupo de 35 psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales han enviado una carta al New York Times en la que afirman que el nuevo presidente de Estados Unidos muestra una “grave inestabilidad emocional” que le impide ser presidente. Entre los firmantes se encuentra, por ejemplo, un antiguo presidente de la comisión de Propuestas de Investigación de la Asociación Psicoanalítica Internacional. En su breve diagnóstico, los expertos señalan que Donald Trump es incapaz de tolerar otras opiniones y empatizar con otros. “Individuos con estos atributos distorsionan la realidad para amoldarla a su estado psicológico atacando a los hechos y a aquellos que los expresan (periodistas, científicos)”, reza el texto. “En un líder poderoso, dichos ataques tienden a aumentar al tiempo que su mito personal parece confirmarse”, asegura. “Nos tememos que hay demasiado en juego para continuar en silencio”.Trump ataca repetidamente a la prensa, a la que describe como “la oposición” y acusa de difundir “noticias falsas”. Y si bien los medios están en el centro de la diana del mandatario, sólo en Twitter Trump ha atacado a más de 300 personas, organizaciones, países u objetos desde que lanzó su candidatura, según el NYT.

Más mala fe. New Vegas odds: Trump won’t finish first term after wacky press conference

Want to make $100? Bet $130 that we have a new president before Inauguration Day 2021.

Traducción: Nueva apuesta en Las Vegas: Trump no va a terminar su primer periodo,  después de la loca rueda de prensa.¿Quieres hacer $100? Apuesta $130 a que tendremos un nuevo presidente antes del día inaugural de 2021. Tony Maglio. Publicado por TheWrap y reproducido por el diario Seattle Post Intelligencer. Enlace http://www.seattlepi.com/entertainment/the-wrap/article/New-Vegas-Odds-Trump-Won-t-Finish-First-Term-10940321.php

Siguen hablando de renuncia y de juicio

Desde que Trump escogió a Mike Pence para la candidatura vicepresidencial se propagó que habría un acuerdo con la alta dirigencia del partido Republicano ya que ellos confiaban en Pence y podrían maniobrar luego para elevarlo a la presidencia.

Eso sigue. Desde hace días se habla de que Trump podría ser sometido a juicio y que no serian los demócratas quienes lo impulsarían (Ya Nancy Pelosi lo dijo) sino los propios republicanos.

Véase esta joya publicada ayer por un periódico de Inglaterra.

“La presidencia de Donald Trump es probable que sea la segunda más corta, afirmado un destacado historiador y autor. El profesor Ronald L Feinman predice que la estrella de televisión se quedará en el puesto más alto “entre los 31 días de William Henry Harrison en 1841,” que murió de neumonía y los “199 Días de James A. Garfield en 1881,” que murió 79 días después de ser baleado por un asesino “después de un terrible sufrimiento y negligencia médica.” Incluso si su tiempo en el cargo es “alargado”, Feinman predice que Trump es poco probable que dure los 16 meses y 5 días del 12º presidente, Zachary Taylor, que murió a causa de una dolencia digestiva mientras en 1850. El profesor de historia americana del siglo 20 agregó que pensaba que la “Presidencia Pence” era inevitable. Se refería a vicepresidente de Trump, Mike Pence, que tomaría el control si Trump tiene que abandonar el liderazgo.
Agregó que pensaba que era probable que Trump sea sometido a juicio político o forzado a renunciar en cuestión de semanas”. http://www.independent.co.uk/author/charlotte-england

Conclusión

En el mundo corren las más dispares opiniones sobre Donald Trump, en todos los ámbitos de izquierda y de derecha.

Yo veo a Trump como un empresario metido a político. Ha reunido en torno suyo a un equipo con ideas un poco novedosas acerca de cómo sacar a EEUU del empantanamiento en que se encuentra, un país que no ha superado la crisis financiera de 2008, cuya economía no proyecta perspectivas de crecimiento, con una industria estancada, cargando el pesado fardo de derrotas militares y políticas, con una pérdida de respeto en el mundo nunca antes vista.

Si puede levantar la economía de EEUU, tarea gigantesca, los ciudadanos de su país se lo agradecerán. Si puede desmontar la política de guerra y caos permanente que promueve EEUU, su país, mayoritariamente, y el mundo, se lo agradecerán.

BRICS es el acrónimo de una asociación económica-comercial de las cinco economías nacionales emergentes más importantes del mundo:Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.