RD se solidariza con el hermano país Haiti

0

Por: César Duvernay    

Solidaridad real

Con la disposición de enviar a partir de mañana provisiones alimenticias, ropa, medicinas, materiales de construcción, así como respaldo técnico y logístico a Haití, Republica Dominicana extiende su mano amiga y muestra una vez más su rostro solidario ante nuestros atribulados vecinos.

Luego de la tragedia del huracán Mattew a mediados de la semana pasada, con una cifra aún no certificada  de muertes, pero que sobrepasa el medio centenar y daños considerables a toda la parte sur del país, el presidente Danilo Medina se trasladó el domingo hasta Haití y sostuvo un encuentro con su homólogo Jocelerme Privert quien le solicitó ayuda en una serie de temas.

Petición a la que de una forma diligente el mandatario dominicano accedió, pero manifestándole que la respuesta formal se la  daría el lunes (ayer) cuando se reuniera con sus ministros y así determinar en qué y que tanto podríamos colaborar. Una actitud seria, responsable y respetuosa que no es hija del populismo solidario al que apelan muchas naciones que en el momento de la rueda de prensa y los flashes prometen ayudas que nunca llegan.

La historia documentada del terremoto que devastó la empobrecida nación así lo indican cuando en medio de una parafernalia digna de Hollywood, casi todas las naciones hicieron una pasarela de promesas que al final la gran mayoría se quedaron precisamente en eso, en promesas, siendo nuestro país el que (como siempre) tuvo que cargar con el fardo mas pesado.

Así los hechos, y con la celeridad  que lo amerita la circunstancia, Medina se reunió a primera hora con sus ministros y funcionarios de confianza para viabilizar los suministros que ya hoy se empacan hacia el otro lado de la isla.

Reiteración de buena vecindad que ocurre justo cuando un informe final de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), insiste a través de su Comité sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en señalar discriminación y contra los nacionales haitianos y denunciar apatridia.

Otro  desacierto de la ONU que confundiendo lo que es el derecho soberano de cualquier nación a la autodeterminación en materia migratoria y de ciudadanía, desinforma en cuanto a una realidad  de maltrato que no ha podido ser documentada y que contrasta con el evidente respaldo que en materia humanitaria, de salud, trabajo y educación, le hemos dado y le seguimos dando al hermano país.

La principal encomienda de una nación que hace frontera con otra es mantener buenas relaciones entre si y en ese plano la política exterior que dirige Medina y que ejecuta el canciller Miguel Vargas Maldonado, ha estado muy clara en que de esa armonía no solo depende la concordia sino aspectos tan fundamentales como la tranquilidad y la seguridad nacional.