NASA ordena que el robot averiado e inservible de la ISS vuelva a la Tierra

0

Hipertextual

“Un sueño realizado”. Así describió la NASA el lanzamiento de Robonaut 2, el primer robot humanoide en llegar al espacio. Sucedió el 24 de febrero de 2011, cuando la agencia consiguió enviarlo a bordo de la misión STS-133, la última del transbordador espacial Discovery. El objetivo era que el robot ayudara a los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) durante la realización de sus tareas cotidianas, como la limpieza, mientras era dirigido desde la superficie terrestre. Pero algo falló estrepitosamente.

En un principio, Robonaut era tan solo un torso con una cabeza protegida por un llamativo casco dorado y unos brazos articulados. Tres años después de su lanzamiento, la NASA decidió llevar a cabo una maniobra arriesgada: añadir unas extensiones en forma de piernas al robot humanoide para facilitar su desplazamiento a través de los diferentes espacios de la ISS. La plataforma de movilidad, como se denominó a las extremidades inferiores de Robonaut, llegó en el mes de abril a bordo de una sonda de SpaceX. La reconfiguración del hardware se realizó inicialmente durante una especie de operación que duró unas catorce horas en el Centro Espacial Johnson de Texas.