Mamá 2.0: Realmente estoy lista para ser madre?

0
Larissa Perez
Larissa Perez

Esta es una pregunta que todas las mujeres nos hacemos, pero que hoy en día, no siempre sabemos responder.

Desde principio de los tiempos la femineidad era símbolo de esposa, madre y ama de casa, hoy la sociedad nos agrega otras exigencias, que hacen aún más difícil cumplir con las primeras, pero somos mujeres, claro que podemos.

No obstante no deja de ser una decisión muy importante y lo ideal es saber cuándo o si en realidad estamos listas para un bebe abordo, veamos:

  1. Pareja: Pese a que los tiempos nos llevan a decidir cómo y cuándo queremos tener nuestros hijos, incluso hoy en día son varios los métodos para tener un bebé y mujeres nos sentimos capaces de criar un hijo solas, lo más recomendable es tener una pareja, una relación sólida y estable, un padre para ese ser que llegará y necesitará un hogar donde comenzará a experimentar y definirá quien será mañana.

 

  1. Estabilidad emocional: es muy simple, ser madres NO ES FACIL, no es un trabajo que tomamos y dejamos, es una labor que va desde la concepción hasta el último aliento de nuestra vida, ya que nunca dejamos de serlo, por lo se necesita estar enfocados en este nuevo rol, sabernos primero listas para las nuevas experiencias que nos esperan y lo que tendremos que dejar atrás.

 

  1. Edad: Este detalle es muy importante, porque con la edad no siempre viene la estabilidad emocional y/o la responsabilidad, pero es determinante estar en una edad física y mental de concebir, que según expertos es a partir de los 25 años  y no de la adolescencia como actualmente hay tantos casos.

 

  1. No dejar nada pendiente: Es recomendable que antes del bebe, se hayan agotado o disfrutado ciertas etapas, para luego no mirar atrás y añorar lo que no fue. En lo personal considero prudente, terminar sus estudios, cumplir sus proyectos o metas profesionales, disfrutar la vida de pareja o con amigos y luego abrir este nuevo capítulo, que si bien no nos impide hacer todas las anteriores, nos demandará algo más.

 

  1. Organización financiera: Lo cierto que un hijo es una bendición de Dios y que llega cuando muchas veces no lo estamos buscando, y si ya está, es un regalo y ha de ser bien recibido, sin embargo no es menos cierto que esa pequeña cosita que cae a nuestro útero cuesta mucho, y lo ideal es planificar su concepción, reajustar el presupuesto, tener un medio de sustento fijo y de ser posible ahorrar para cualquier emergencia, pues créanme como madre puedo decirles que ¡el día más claro, llueve!

 

  1. Cero vida nocturna: Si lo tuyo aún son las noches de rumba, alcohol y discotecas, no estas lista, tomate un poco más de tiempo, quema tu etapa y luego ve por la maternidad, hay que tener mucho cuidado desde la fecundación al nacimiento, claro está, para el bienestar de la criatura. Además, a partir de que llegan al mundo habrá fiesta, pero en casa, con los trasnochos que al principio experimentaras y la ardua labor que en el día espera. Tranquila, es solo un tiempo, ya después podemos de vez en cuando salir y disfrutar con moderación y sabiendo quien lo cuidará durante nuestra ausencia.

 

  1. Lista para el caos: Llega el momento en que debemos saber ser un pulpo, y tener ocho tentáculos, pues con el trabajo, el hogar, el bebé, el marido y demás responsabilidades, claro, se me olvidaba, y nosotras, pues también necesitamos nuestros raticos, uff!! es agotador.

 

  1. Conociendo la felicidad: En realidad no te asustes, no todo es tan cuadrado, llega un momento del día, en el que sientes una patadita, o escuchas su corazón latir por primera vez, cuando lo ponen en tu cuerpo al nacer, o cuando sus ojitos te miran con esa dulzura mientas lo amamantas; y ni hablar cuando empiezan a descubrir, abrazar y a decir mamá o decir te amo, es justo en ese momento, cuando te das cuenta que todo el esfuerzo vale la pena, y encuentras la felicidad.

 

Sin dudas es agotador, no lo niego, pero es una hermosa experiencia que bien puede ser mejor o más complicada según como nos organicemos. La mujer de hoy tiene muchos campos que abarcar y los tiempos cada vez nos exigen mucho más, que luego analizaremos, pero por el momento, hazte la siguiente pregunta,  ¿realmente estoy lista para ser MAMÁ?