Hackean primera bacteria con seis letras en su ADN para producir proteínas artificiales

0

Hipertextual

Científicos del Instituto de Investigación Scripps de California (Estados Unidos) han utilizado el primer organismo semisintético estable creado en la historia para producir proteínas que no existían en la naturaleza. El equipo dirigido por Floyd Romesberg ha logrado hackear una bacteria que cuenta con dos bases o letras adicionales en su ADN, según explican en un artículo publicado en la revista Nature. El avance nos acerca un poco más hacia la posibilidad de crear vida artificial en el laboratorio, lo que permitiría mejorar el desarrollo de nuevos fármacos o biocombustibles.

El microorganismo utilizado pertenece a la especie Escherichia coli y es exactamente igual que cualquier bacteria de este tipo en la naturaleza, con la salvedad de que cuenta con seis letras en su ADN. Los organismos vivos habitualmente presentan cuatro bases en su genoma (adenina, citosina, timina y guanina), pero el grupo de Romesberg consiguió hace tres años desarrollar un microbio semisintético estable con dos letras adicionales, según dieron a conocer por aquel entonces en un estudio publicado también en la revista Nature.

En la naturaleza, los seres vivos son capaces de leer las combinaciones de cuatro bases en el ADN para producir primero una segunda molécula, llamada ARN, a partir de la cual se generan proteínas. Este flujo de expresión génica ha sido alterado en el primer organismo semisintético de la historia, en el que los científicos de California han conseguido hackear la maquinaria de lectura para fabricar la proteína fluorescente verde (GFP, por sus siglas en inglés) con elementos sintéticos. Tal y como explican en su trabajo en Nature, los investigadores han demostrado que es posible incluir unas bases extra en el código genético para posteriormente interpretar de forma correcta esas letras artificiales.