Cardiólogo Tirso Roa, enfermedades catastróficas se llevan 2 mil 500 millones presupuesto de Salud

0

Santo Domingo, D.N.-El cardiólogo Tirso Roa Castillo pidió hoy a las autoridades reorientar el presupuesto de Salud Publica para destinar mayores recursos a la prevención de las enfermedades catastróficas que están diezmando los recursos de ese Ministerio y de las familias dominicanas.

“Un enfermo catastrófico es una carga para el Estado y convierte su familia en más pobre”, destacó.

Entiende el facultativo que cada año aumenta el número de pacientes por enfermedades catastróficas “las cuales se pueden evitar”.

El profesional especialista del corazón fue entrevistado por los periodistas José Carmona y José Campusano en el programa Frente al Mundo que producen por el Canal 6.

El cardiólogo Tirso Roa Castillo sostuvo que los enfermos catastrófico se llevan cada año 2 mil 500 millones de pesos del presupuesto destinado a Salud Pública y que esa cifra tiende a aumentar.

Manifestó que esto se pudiera evitar “si se invierten recursos en prevención de las mismas”.

Puso como ejemplo la fundación que dirige (Fundación Nacional de Cardiología y Asistencia Médica (FUNDACAM), que ha realizado un Plan Piloto durante varios años en Las Matas de Farfán y en las evaluaciones recientes no han detectado un solo caso de enfermedad catastrófica.

Diciembre antesala de muertes súbitas

El doctor Tirso Roa Castillo destacó que el mes de diciembre es la antesala de muertes súbitas que ocurren en enero y febrero a causa del descuido de los pacientes con las enfermedades del corazón.
           

Pidió a los ciudadanos tomar medidas y acudir a sus chequeos médicos al final de año aun con los desarreglos propios de la época navideña en que la gran mayoría consumen alcohol, se trasnochan en actividades de diversión y se descuidan con sus medicamentos.

El cardiólogo pidió a los jóvenes no usar “juca” ya que es algo altamente perjudicial para su salud  y acudir al médico antes de utilizar estimulantes sexuales con lo cual podrían evitar la muerte por infarto o derrame cerebral.